EQUIPO DE ANTROPOLOGÍA FORENSE

| 02/04/2024

Cómo fue la tarea para que soldados enterrados en Malvinas dejaran de ser "sólo conocidos por Dios"

Cómo fue la tarea para que soldados enterrados en Malvinas dejaran de ser "sólo conocidos por Dios"

“Más allá de todo, siempre se mantuvieron de pie. Y buscando respuestas”. En esta síntesis se almacena la enorme lección que asegura Virginia absorbió de una de las experiencias más fuertes de su vida. 

Virginia Andrea Urquizu es antropóloga social, integra el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y en una charla con Vivian Mathis en el programa radial Pausa describió el conmovedor trabajo que significó el Proyecto Humanitario Malvinas, promovido por Naciones Unidas y fruto del acuerdo entre Argentina y Reino Unido.

Recordó cuando vio por primera vez en una foto la pesada placa que reza “Soldado argentino solo conocido por Dios” . Fue impactante. 121 de 230 sepulturas tenían esa placa en el cementerio de Darwin cuando decidió involucrarse en el proyecto.

“Más allá de todo, siempre se mantuvieron de pie. Y buscando respuestas”. En esta síntesis se almacena la enorme lección que asegura Virginia absorbió de una de las experiencias más fuertes de su vida. 

Virginia Andrea Urquizu es antropóloga social, integra el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y en una charla con Vivian Mathis en el programa radial Pausa describió el conmovedor trabajo que significó el Proyecto Humanitario Malvinas, promovido por Naciones Unidas y fruto del acuerdo entre Argentina y Reino Unido.

Recordó cuando vio por primera vez en una foto la pesada placa que reza “Soldado argentino solo conocido por Dios” . Fue impactante. 121 de 230 sepulturas tenían esa placa en el cementerio de Darwin cuando decidió involucrarse en el proyecto.

Todo se inició en 2012 a raíz del pedido de familiares, organizaciones, periodistas y ex combatientes. Un año después comenzaron las entrevistas a familiares y desde el Gobierno Nacional se pidió al Comité Internacional de la Cruz Roja que colabore en el acuerdo para que pudieran viajar a la islas.

Cada etapa del proceso fue muy emocionante para Virginia. “Me enseñaron mucho sobre la espera”, señaló. Son familias que se mantuvieron con dignidad frente a una experiencia tan dolorosa.

Viajó a Córdoba, Corrientes, Chaco, Salta, Santiago del Estero, Jujuy, Río Negro, Tierra del Fuego y Provincia de Buenos Aires para concretar las entrevistas a las familias y pedirles que accedieran a dar las muestras de sangre. "Era entendible que en ese momento tuvieran dudas porque les decíamos que técnicamente el trabajo de identificación era posible, pero que el acuerdo no estaba". El acuerdo se concretó finalmente en 2016. 

"Es increíble ver cómo, a pesar de tanto manoseo, ocultamiento y abandono, se mantuvieron de pie y buscando respuestas. Es una lección enorme para mí. No solo como profesional, sino como ser humano", destacó la coordinadora del Equipo Argentino de Antropología Forense que fue nominado al premio Nobel de la Paz en 2020.

La Cruz Roja formó el equipo multidisciplinario con tres argentinos, dos británicos y especialistas de distintos países para la identificación mediante técnicas forenses de los soldados enterrados en el cementerio de Darwin. Se instaló una morgue temporal en el cementerio y trabajaron de junio a agosto de 2017. En agosto de 2021 la Cruz Roja retomó el trabajo.

El EAAF estuvo a cargo de coordinar las entrevistas y llevar las muestras al laboratorio de Córdoba. El trabajo tuvo cinco fases hasta llegar al análisis genético.

Virginia se muestra orgullosa y conmovida por el valor del trabajo que llevaron adelante. Es que en cada paso estuvo la reivindicación de la identidad como derecho humanitario.

"Es el derecho a que toda persona esté enterrada en el lugar donde su familia pueda saberlo. Para ellos fue encontrar un poco de paz", aseguró. Sintió que todo el proceso fue un tiempo y espacio detenido para las familias de los combatientes. La localización de los cuerpos habilita ahora un curso que estaba detenido. “Es algo vital”, reflexionó.

El papel de Geoffrey Cardozo, coronel británico durante la guerra de Malvinas, fue muy importante en esta historia. Recogió los cuerpos y restos de los argentinos de los campos de batalla, los recubrió con bolsas plásticas y los enterró. "Es un amigo, fue muy generoso con la investigación y tuvo un compromiso enorme con la tarea. Y la hizo de forma impecable", comentó Virginia. Destacó que su informe fue ordenado y minucioso para facilitar el trabajo de identificación de los cuerpos. Pensó que el Estado Argentino lo iba a hacer de inmediato pero tardó 35 años. 

El proyecto humanitario permitió que se pudieran identificar 119 soldados. "La placa la volví a ver cuando viajamos a Darwin porque me tocó acompañar a familiares. Fue fuerte, pero vi tantas con nombres. Ahora es difícil encontrar esa placa con la leyenda ‘Soldado argentino solo conocido por Dios’. Sólo quedan 7".

Te puede interesar
Ultimas noticias